La historia de la lengua Española

espanol

La lengua Española es la cuarta lengua más hablada en todo el planeta, tras el chino, el hindú y el Inglés. A día de hoy hay más de 50 millones de personas que hablan el Español en todo el mundo, incluyendo los hablantes nativos, y los que lo charlan como segunda lengua. Se estima que sobre el año 2.045 el 10 por ciento de la población mundial habárá el Español, y U.S.A. se transformará en el mayor país de habla de España del mundo.

Y ahora se preguntarán de qué manera brotó la lengua castellana y cómo llegó a ser tan extensamente hablado, pues España tiene una de las historias más ricas y más largas de cualquiera de las lenguas del planeta.

En España se sitúa la Península Ibérica, ubicada en la zona sudoeste de Europa, si bien no era conocida como de España al instante. Sobre el siglo VI ya antes de la era común, una tribu nómada de Europa central famosa como los celtas se trasladaron a la zona, y se mezclaron con los habitantes de la península, los ibéricos. El resultado fue un nuevo pueblo llamado los celtiberos, y charlaban una forma de la lengua celta.

Las personas hispanas aprendieron latín de colonos romanos, soldados y mercaderes. Pronto, un nuevo lenguaje formado que era una mezcla de latín tradicional y la lengua celtibérica. Este fue el inicio de la historia del de España. El nuevo lenguaje mixto se parecía mucho latín tradicional, mas asimismo se emplean muchas palabras de otras lenguas.

A lo largo del siglo cuatro, Hispania fue invadida por los visigodos y tribus germánicas del este de Europa. Fueron los visigodos los que transformaron a la monarquía hispana al catolicismo. Estos sucesos influyeron en la lengua, mas ninguno tanto como cuando los musulmanes de habla árabe conquistaron la zona. A lo largo de su ocupación, muchos de los habitantes del país aprendieron árabe y, por último, el latín vulgar subsistió en determinados reinos del norte aún ocupados por los cristianos.

A lo largo de los siglos siguientes, los reinos cristianos del norte empezaron una cruzada llamada la Reconquista para recobrar el país y conducir a los moriscos. Conforme avanzaban al sur, restituyeron políticamente, religiosamente, y lingüísticamente a los Españoles. El latín vulgar, de nuevo se transformó en la lengua dominante de la península, singularmente uno de sus dialectos, el castellano, lo que contribuye un factor clave para la historia del de España.

A mediados del siglo trece, los cristianos habían recuperado la mayoría de la Península Ibérica, con un pequeño reino morisco que queda en la zona de Granada. Fue ahora que el monarca reinante, el rey Alfonso X, empezó a desplazar el país cara la adopción de un lenguaje estandarizado basado en el dialecto castellano. Alfonso X dictaminó que el castellano se empleará para todos y cada uno de los documentos oficiales y otras labores administrativas. Se designó a un conjunto de académicos para traducir documentos científicos y legales, las obras literarias y las historias en español. Este es uno de los puntos más esenciales de la historia de España, en tanto que asistió a establecer el de España como lengua oficial del país.

En la actualidad, el castellano prosigue siendo el idioma base de España que se habla en el mundo entero. La lengua Española aún se habla en lugares como México, Colombia, Argentina, Panamá, Puerto Rico, Cuba, y muchos otros. Cada país y zona ha puesto su marca en la lengua, existen cambios de palabras o bien algunos utilizan exactamente las mismas palabras, mas la aplicación de diferentes significados. En cualquier caso todo es el idioma de España, de igual forma que tanto en Inglaterra y E.U. charlan Inglés, solo con un tanto diferente léxico y acentos.

Ciertas palabras del argot en España

Por mucho que estudies un idioma hay ciertas palabras que te costarán aprender mucho más y ese tipo de “jerga o argot” solo te lo dará hablar con las personas y en general convivir con los Españoles.

Si nos vamos a Andalucía podremos escuchar palabras como “quillo”, “cusha”, “pescadito frito”, “amonó”, “la caló”, “armóndiga”, “cacharro” y cosas por el estilo, el acento y la jerga andaluza es posiblemente de las más particulares de España y en general los andaluces son los más graciosos. Son gente abierta en los chistes están a la orden del día allí, sin duda si quieres reírte y pasarlo en grande debes viajar por aquella zona y en particular lo suyo es ir Sevilla, Cádiz, Córdoba o Huelva para conocer las raíces profundas de Andalucía.

Por ejemplo en el mediterráneo (barcelona o valencia) oiréis palabras como “paraeta”, “nano”, “che”, “collons”, “finca”, “choparse”, “noi”, “nen” o “tejanos” entre otras muchas. También sus gentes son mucho más abiertas supongo que porque el clima y la playa acompaña, aunque no tienen ese salero del que os he hablado de los andaluces pero no por ello dejan de ser gentes agradables y hospitalarias. Personalmente he viajado por toda España y no podría deciros con cuales me quedo, aunque si es cierto que en el Norte me han acogido con mucho respeto y la gente es muy educada en comparación al resto de España, pero un tanto más fría y vuelvo a pensar que es una cuestión del clima.

Si nos vamos más al norte tenemos palabras como “morrina”, “trapalleiro”, “riquiño”, “majete”, “ahi va la hostia”, “achantarse” y otro largo etcétera. En general todos los Españoles nos adaptamos bien a cualquier jerga y por norma general conocemos las palabras que se usan en las distintas ciudades.

Luego hay palabras universales como “tronco” que se usaba originariamente en Madrid y se ha extendido por toda España, esta palabra viene a significar “amigo” o “colega” y la usan personas muy allegadas, digamos que sería algo más que amigo.

En fin, hasta aquí nuestro artículo de hoy y pese a que hay infinidad de palabras que nos dejamos en el tintero, invitamos a cualquier extranjero a visitarnos porque estaremos encantados de enseñarles nuestras tierras de las que estamos muy orgullosos.